Historia de Mirando Hacia el Futuro- Cohesión Social, Tolerancia e interculturalidad

6 de June del 2017

La Asociación Mirando Hacia el futuro

“El efecto llamada o de Contingentes de mano de obra extranjera”  de las Empresas Españolas, dadas sus necesidades expansivas de mano de obra asalariada en el sector servicio, trabajo doméstico, agropecuarias, minerías, de la construcción entre otras, han traído importantes flujos de trabajo inmigrante , siendo sin lugar a duda necesaria una intervención político social colaborativa y de todas las partes para garantizar una convivencia lo más armónica posible donde todos, todas podamos desde la sensibilización y tolerancia  de los autóctonos y la integración de los migrantes.., colaborar en el desarrollo demográfico, la promoción social  y los beneficios que aporta un capital humano multicultural, tolerante e integrado.

España es ya un país de inmigración, y seguirá siéndolo en el futuro. Basta con pasear por las calles de nuestras ciudades para constatar cómo la geografía humana está cambiando profundamente. Este nuevo escenario social evidencia que el desafío intercultural constituye una exigencia para la ciudadanía de comienzos del siglo XXI. Pero esta exigencia es vivida y experimentada por cada individuo particular a partir de los contextos existenciales en los que se encuentre inmerso (culturales, lingüísticos, de clase), y que constituye un elemento de identificación y de diferenciación con el otro.

A través de diversas investigaciones (Estudios, Encuestas, visitas y entrevistas) y la evidente consecuencia de la crisis para el pais y sus nefastas consecuencias, la pérdida de empleo, la imposibilidad de hacer frente a los gastos de manutención, alimentación, vestido, el grave problema de la vivienda, los desahucios, y ciertas circunstancias hacen que la población extranjera, se vea afectada por la crisis en mayor medida que la población autóctona.

Como consecuencia de la concentración de población inmigrante en el sector de la construcción la tasa de desempleo en relación porcentual con su población es mayor que el de la población española. Cabe señalar que el paro comienza a golpear fuertemente a la población inmigrante a partir a finales del 2008. Durante la primera fase de la crisis 2007-2008 la tasa de paro de los extranjeros creció más que la tasa de paro de los nativos. Esto cambia a partir del cuarto trimestre del 2008 cuando los españoles tienen una tasa paro del 12.5% y los inmigrantes del 21.3%, alcanzando el primer trimestre del 2009 el 27.1% para la población inmigrante y el 15.2% la población autóctona, diferencia que se mantiene hasta la fecha.

Analizamos el discurso de las familias de inmigrantes y autóctonas de León, Ponferrada, siendo sin duda otro de los argumentos de peso para fundar Mirando Hacia el futuro.

El análisis de discursos del colectivo de familia inmigrantes de nuestra área de estudio ha podido constatar que la decisión de salir y dejar un país está atravesada por contextos, factores y motivaciones que se deben reconocer y profundizar. Los padres y madres entrevistados soñaban con mejorar la calidad de vida de sus familias, que sus hijos e hijas tuvieran una formación, educación y estudiaran en la universidad era su mayor anhelo, dignificar su trabajo mediante el reconocimiento de sus cualificaciones, incluso reciclarse y formarse para estar a la altura de las exigencias formativas propias del mercado laboral sigue siendo el segundo objetivo de las familias migrantes. Luego los hijos desean acceder a esas marcas de consumo que la globalización ha puesto ante sus ojos, buscar su desarrollo y promoción personal inclusive en el terreno afectivo y formarse y promocional para poder tener mejores puestos de trabajo y salarios de los que habían podido acceder sus progenitores son los objetivos de estos jóvenes migrantes.

Viendo estos colectivos frustrada sus expectativas, aspiraciones en la sociedad receptora producto al desafío intercultural, la coeducación y la nefasta reciente crisis; se produce un choque psicológico, emocional en el ámbito familiar que desarrolla diversos comportamientos como son la desorientación de las familias inmigrantes, unidas al sentimiento de desarraigo, la exclusión social, vulnerabilidad y la pobreza extrema… etc.

Encontrándonos entonces con una población inmigrante que viven una realidad socio laboral penosa, que se encuentra sujeta a mucha explotación. Familias con hijos a cargo en condiciones precarias limitadas haciéndoles más vulnerables a las redes de tráfico y trata de personas, redes de prostitución y otras situaciones límites.  Estos efectos negativos de la situación socio laboral en riesgo de las familias , sumido a la pobreza  o exclusión social no solo afecta en el entorno familiar y sus hogares , también se lleva a los Centros educativos afectando el rendimiento escolar de las niñas y los niños , o a la probabilidad de un abandono prematuro y  principalmente a su desarrollo personal , sus expectativas vitales a medida que van creciendo en esa transmisión intergeneracional de la pobreza hasta que pasan a la edad adulta convirtiéndose en sujetos vulnerables en riesgo de exclusión social y desamparo con sentimientos de frustración, desarraigo,  violentos, desorientados y sin sus expectativas cumplidas.

En cuanto legalidad se trata cabe señalar que se reconoce el derecho al acceso a la educación a los menores de edad sin prejuicio de que los padres tengan o no documentación en vigor, no siendo igual para las prestaciones sociales. Según la ley 4/2000, sobre los derechos y libertades de los extranjeros. Los inmigrantes tienen derecho a la sanidad básica, que comprende prestaciones a mujeres embarazadas, prestaciones sanitarias en situación de urgencia y la incorporación en los programas sanitarios de interés general (Vacunas, control de epidemias, atención a la drogodependencia, etc.) para el acceso a su totalidad tiene que estar empadronados.

En el caso de los indocumentados o los que han perdido la documentación por falta de empleo no tienen derecho ni a las prestaciones sociales especializadas que ofrecen las Comunidades Autónomas, ni tampoco a las prestaciones sociales que provienen de la Seguridad Social porque muchos. Por con siguiente el único apoyo al cual pueden acceder estas personas son las ayudas que ofrecen las entidades del tercer sector.

Conclusión los recursos a los que pueden acceder los inmigrantes son realmente escasos frente a la situación de desamparo y vulnerabilidad en el que se encuentra arrastrando con ellos a los más indefensos, los pequeños, sus jóvenes, sus hijos.

En cuanto al análisis del estudio en el discursos de las familias autóctonas hemos podido constatar que existe diversas opiniones en la sociedad receptora. Una parte ve a estas familias inmigrantes como lacras que han venido a desestabilizar la economía, el sistema laboral y escolar en el país y otras que aunque necesitan orientación, regulación e intervención no la ven como un problema en sí pero recalcan que  Los medios de comunicación deberían ser más sensible a la hora de hablar de estos colectivos y no meterlos a todos en el mismo saco porque estas comunicaciones pueden tener un impacto negativo en la percepción de la inmigración y la diversidad cultural en la población autóctona manifestados por miedos y desconocimientos…,  expresiones racistas y xenófoga. Cabe recalcar que según el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), solo un 2,9% de los españoles ven a la inmigración como un problema.

Es por todo ello la apremiante necesidad de la integración de los migrantes, puesto que su ausencia o su elaboración desde perspectivas erróneas llevará sin lugar a dudas a cultivar climas propicios para el racismo, la xenofobia y problemas de convivencia social.

Según estudios e investigaciones de la OCDE indica que es un “reto” para el Gobierno Español la empleabilidad a largo plazo de estos colectivos que crecen poco cualificados.

Antes toda esta horrible expectación y realidad , tras diversas investigaciones sobre la realidad de la población inmigrante, su precariedad , vulnerabilidad y desafíos en el escenario cambiante, la política social española y su población autóctona se desarrolla  y nace  La Asociación  de Niños y Jóvenes Inmigrantes Mirando Hacia el futuro, enfocándose en la búsqueda de soluciones y programas que ayuden a mejorar la calidad de vida de los niños, niñas y jóvenes en riesgo de exclusión y vulnerabilidad de los colectivos inmigrantes, para evitar que se conviertan en lacras antisociales, poblaciones denigrantes, excluidos, carentes de formación y conducta antisocial.

Según estudios los niños, niñas y jóvenes de familias con bajo nivel cultural e inmigrantes son los que ahora empezarían a formar parte de la pobreza infantil severa de la tasa más alta de España, siendo el tercer país por detrás de Rumanía y Grecia, tanto en pobreza relativa como en “anclada”. Casi el 40% de la población infantil vivía por debajo del umbral de la pobreza entre el 2008-2014 según el estudio que ha publicado Unicef sobre cómo ha influido la crisis económica y la austeridad en la población infantil. Denunciando la escasa protección, la elevada pobreza entre los niños y el crecimiento de la desigualdad en los centros educativos y en la sociedad en general. Así que a partir del 2007 nos hemos comprometidos a colaborar para mejorar la situación por la que atraviesa nuestra sociedad.

Mirando Hacia el Futuro Fomentará la Cohesión social, la Tolerancia y la Coheducación a través de intervenciones en el entorno para buscar apoyo administrativo, de la población autóctona y de los migrantes que desean desde el sentido de pertenencia colaborar con la situación que atraviesa nuestra sociedad global.

Mirando Hacia el Futuro Trabaja para que los niños y jóvenes migrantes sean Generaciones formadas e integradas conscientes del beneficio que les aporta como ciudadanos democráticos conocedores de sus deberes y derechos. Así como manifestará a la población local la importancia de la integración de estos colectivos y su aportación al aumento demográfico y la necesidad de que sea integral y cualificado en beneficio de la economía, política social y la España democrática